El funcionamiento de las ONGs

Con la llegada de la crisis económica millones de personas se han visto obligadas a pedir ayuda a las asociaciones sin ánimo de lucro. Estas organizaciones llevan presentes en todo el mundo más de cien años y gracias a ellas, las personas más necesitadas tienen qué comer e incluso dónde dormir. Están formadas por personas altruistas que ayudan a los demás sin pedir nada a cambio. Las hay con solo 10 miembros o con más de 500. Se trata de aprovechar los recursos y ayudar a esas personas que no tienen nada.

Una ONG es una entidad de carácter privado y sin ánimo de lucro cuya misión principal es la de defender y ayudar a las personas, el medio ambiente o la ecología. Se basan en la solidaridad, un valor casi inexistente en los tiempos que corren, pero que algunas personas todavía mantienen entre sus ideales. Se trata de ayudar a alguna causa desfavorecida por el mero hecho de hacerlo. Es decir, que los voluntarios que forman parte de estas organizaciones no esperan nada a cambio.

Sus siglas quieren decir Organización No Gubernamental, por lo que queda claro desde el principio que están totalmente desvinculadas a cualquier gobierno. Son independientes y sus socios trabajan de manera voluntaria con la intención de ayudar a las personas o elementos más desfavorecidos. Su funcionamiento es muy sencillo y las personas que colaboran deben tener claros ciertos parámetros. Los voluntarios trabajarán siempre a favor de la sociedad y sin recibir nada a cambio.

El ámbito de actuación de una ONG puede ser desde local hasta internacional. Los motivos de su creación pueden ser muy diversos: de ayuda humanitaria, derechos humanos, investigación, cultura, ecología o incluso salud pública. Su misión principal es apoyar y ayudar las áreas de la sociedad que no contemplan políticas sociales o económicas para satisfacer a una parte de la sociedad. Pueden ir desde la contribución de alimentos para personas sin ingresos hasta evitar la tala indiscriminada de árboles.

Desde 1840, año en que se creó la primera ONG para evitar la esclavitud, ha habido cientos de organizaciones que se han dedicado a paliar diversos problemas sociales y económicos. Es la mejor manera que tiene la sociedad de ayudar en aquellos motivos en los que el Estado de un país se lava las manos. Gracias a la labor de millones de colaboradores se evita que mueran cientos de personas al día.

Son miles las causas por las que desinteresadamente estas personas luchan día a día. No hace falta marcharse a África para contribuir al desarrollo de la humanidad, basta con ser socio de alguna ONG y colaborar económicamente cada mes. De esta forma estaremos ayudando a personas que realmente lo necesitan y que sin estas organizaciones seguramente no podrían disfrutar del derecho a la vida.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*