Los suizos rechazan limitar los salarios máximos en sus empresas

Suiza, con una elevada concentración de compañías multinacionales atraídas por la baja fiscalidad y los beneficios que pueden obtener de su peculiar sistema bancario, es uno de los países más boyantes. Los altos directivos de estas empresas con sede en el país helvético pueden superar las decenas de miles de euros mensuales. Las Juventudes Socialistas del país propusieron el establecimiento de un sistema salarial que limitase estos sueldos desproporcionados.

Sin embargo, al someter la propuesta a referéndum –una de las características del sistema político suizo es la gran cantidad de consultas que se celebran sobre los temas más variopintos—, los ciudadanos del país alpino han rechazado el modelo planteado por los jóvenes socialistas.

La propuesta, conocida como 1:12 pretendía instaurar una proporción entre los salarios de los trabajadores de una misma empresa. El sistema hubiese operado de la siguiente manera, el trabajador con el salario más elevado no podría cobrar en un mes más de lo que cobrase el empleado con el salario más bajo en todo un año; de ahí la ratio 1:12. En un mes no se podría cobrar más de lo que un compañero cobrase en los doce meses.

En general, la derecha suiza se ha opuesto radicalmente a la propuesta 1:12 al considerar que pone en peligro el “exitoso modelo suizo”. El Partido Liberal considera que las medidas planteadas por la izquierda como ataques al sistema que ha garantizado la prosperidad del país.

La propuesta se votó este pasado domingo y recibió la oposición generalizada de los suizos. En todo el país el “no” cosechó un 65,3 por ciento de votos. De las tres propuestas que fueron sometidas a referéndum, fue la más rechazada de todas.

El portal del información Swissinfo.ch recogía las palabras del líder de las Juventudes Socialistas tras conocerse el resultado. David Roth aseguraba que “el sistema económico de los sueldos de siete cifras y la especulación financiera no tienen futuro”. Su grupo político, afirma Roth, seguirá defendiendo la necesidad de unos salarios más justos y su próximos proyecto pasa por elevar el salario mínimo de los trabajadores.

Además de la regulación sobre salarios, los suizos fueron consultados sobre otros dos temas de índole socioeconómica. Por un lado, se preguntó si los ciudadanos estaban de acuerdo en elevar de 40 a 100 francos suizos la cuota anual que deben pagar por circular por las autopistas del país. En este caso, los votantes se opusieron también a la medida y un 60,5 por ciento votó en contra.

Por otro lado, se pidió la opinión al respecto de otorgar beneficios fiscales a aquellos progenitores que estén al cargo de niños a tiempo completo. A nivel nacional, esta norma fue rechazada por un 58 por ciento de los votantes, pero sí que se aceptó en tres de los cantones que componen la Confederación.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*