Más allá de Facebook: VK y las redes sociales chinas

Si echamos la vista atrás unos años, antes de que Facebook fuese la red social de referencia en España, recordaríamos lo difíciles que fueron sus inicios frente a Tuenti. No fue hasta 2009 que la empresa de Mark Zuckerberg logró sobrepasar en número de usuarios a Tuenti. Pues este mismo proceso es el que está viviendo Facebook en Rusia o en China, con la particularidad en el último caso de que la más famosa de las redes sociales no ha conseguido comenzar a operar en el gigante del Lejano Oriente.

El desembarco de Facebook en Rusia se produjo en 2008, dos años después de que se lanzase la que es hoy por hoy su principal contendiente en el mundo rusófono: VK (VKontakte, algo así como “en contacto”). Hasta ese momento, Facebook estaba presente en el país, pero en su versión en inglés lo que le restaba competitividad frente a los medios sociales nativos. Sin embargo, el crecimiento de la red estadounidense no ha significado una amenaza a la hegemonía de VK. La plataforma rusa contaba en 2013 con más de 220 millones de usuarios registrados, de los cuales 50 millones se conectan diariamente.

Una de las ventajas que tiene VK, y muchos lo sabemos gracias a las webs de enlaces para ver contenidos audiovisuales en streaming, es que permite subir y visualizar películas, series y música. Esto hace que VK consiga unas estadísticas de permanencia en la página mayores que Facebook ya que una persona puede estar en el sitio web durante horas viendo su serie favorita, cosa que en la red de Zuckerberg no es posible.

El otro gran país en el que Facebook no triunfa es China. En este caso las razones no son meramente económicas, sino también de orden político. Las autoridades de Pekín no ven con buenos ojos las redes sociales y tratan de monitorizar las actividades de sus usuarios. Pero esto resulta mucho más sencillo si la empresa propietaria tiene su sede en el país. Por ello Facebook ha encontrado muchos obstáculos para entrar en el país. De hecho, hasta la fecha, Facebook no tiene presencia en China.

La red social que triunfa en este país es un híbrido entre Facebook y Twitter, su nombre es Weibo. Nació poco después de que las autoridades del país asiático bloqueasen todos los servicios de microbloging a raíz de las protestas de la minoría uigur de la región de Xinjiang en 2009. Esta red combina herramientas para compartir textos cortos con la posibilidad de alojar contenidos multimedia de otras webs. Lo que le da un punto de diferenciación con respecto a Facebook.

La penetración de Weibo entre los usuarios de Internet en China es brutal. Siendo el país más poblado de la Tierra, el mercado potencial de Weibo es inmenso. Solo hasta marzo de 2013 contaba con unas 500 millones de cuentas de usuario y con algo más de 230 millones de usuarios conectados por día. Sin embargo, la autocensura impuesta por la propia plataforma web para evitar roces con Pekín puede a la larga impedir su ulterior expansión más allá del mercado chino. Mark Zuckerberg, pese a haber intentado ya en varias ocasiones abrir alguna vía de acceso en el país asiático, ha optado por esperar y seguir expandiéndose en otros rincones del mundo. El control de Internet decretado por el Estado chino es una de las grandes barreras que se están levantando en el ciberespacio.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*