¿Qué son las sinergias en el mundo empresarial?

Desde hace unos años hay un término que en el mundo empresarial se ha puesto muy de moda: la sinergia. Más aún cuando con la crisis hay que buscar maneras de ser más productivos y de reducir costes de operación. La sinergia se refiere a los incrementos de adicionales que se obtienen de la cooperación entre dos o más empresas o entre varios departamentos de una misma compañía. Estos incrementos no tienen por qué circunscribirse en exclusiva al ámbito de la producción, sino que pueden implicar recortes en los costes de aprovisionamiento o distribución que solo pueden alcanzarse mediante estrategias de cooperación empresarial.

Existen diversos tipos de sinergias empresariales. Se diferencian fundamentalmente por el área en el que se producen los efectos de la colaboración. Así se clasifican, por ejemplo, en sinergias de ventas, sinergias operativas, sinergias de inversión y sinergias de dirección.

La sinergia de ventas se dirige a buscar los medios de comercialización y distribución más eficientes para colocar el mismo número de productos en el mercado con menores costes. Por ejemplo, pensemos en dos empresas instaladas en un mismo polígono industrial que se dedican a la producción de embutidos una y quesos otra. Si ambas empresas conciertan que sus respectivos agentes comerciales promuevan los productos de los dos fabricantes entre los distribuidores minoristas podrán colocar más mercancías a mayor número de clientes. Si ambas empresas tienen que enviar un comercial cada una alcanzarán a menor número de minoristas; sin embargo, trabajando en conjunto pueden abarcar más mercado. Si a esta estrategia comercial conjunta, le unen una estrategia de distribución cooperativa, es decir, emplear la flota de vehículos de las dos empresas para distribuir sus productos podrán también reducir los costes (tendrán que hacer menos viajes y gastar menos combustibles) o ampliar el número de clientes a los que son capaces de abastecer.

Las sinergias operativas abarcan cualquier acuerdo de cooperación en el área fundamental de negocio de cada empresa que entra en este tipo de prácticas. Así, una central de compras de materia prima sería una sinergia en el área de aprovisionamiento. Al crear una central de compras entre varias empresas dedicadas a un mismo sector de negocio, se reducen para cada una los costes de adquisición de materiales ya que al hacer pedidos de mayor cuantía se está en mejor posición para negociar los precios con el proveedor.

Las sinergias de inversión son aquellas que se refieren a la utilización conjunta de espacios, maquinaria o vehículos por parte de varias empresas. Por ejemplo, si dos empresas deciden alquilar toda una planta de oficinas para instalar sus despachos en ella es probable que consigan un mejor precio de arrendamiento que si cada una lo hace por separado ya que el propietario del inmueble no tendrá que seguir buscando otras empresas que le ocupen los locales vacíos.

La sinergia de dirección busca sacar el máximo potencial de los recursos humanos del ámbito directivo. Si un equipo de dirección cuenta con buenos profesionales con amplia experiencia y capacidad de trabajo es posible que estos lleven el timón no solo de una sino de varias empresas al mismo tiempo. De este modo, lógicamente los costes derivados de la dirección se reducen, ya que aunque haya que remunerar mejor a este equipo, no será necesario contratar más directivos por cada empresa adicional.

La búsqueda de sinergias hace que la frase “la unión hace la fuerza” cobre un nuevo sentido ya que no es necesario que dos o más empresas se fusionen para mejorar su rendimiento, sino que permite a cada una mantener su identidad y aprovechar mejor sus capacidades y entrelazarlas con las de otros para alcanzar unos resultados más eficientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *